Bodega Monumental: ¿Welcome to Barcelona?

El otro día me dio por usar mis tentáculos para dar un paseo andando en lugar de nadando y llegué, pasando por el barrio de Sants, a Creu Coberta. Hace tiempo que paso por delante de este local y nunca había entrado, quizás por pereza de no conocerlo, quizás porque los astros no se habían alineado. Pero esta vez lo hice: estaba hambriento y el olor que me venía de sus fogones me convencieron.

Lo que llama la atención de La Bodega Monumental es que te dan la bienvenida con un cartel a pie de calle y en inglés; ¿será sólo para guiris mal informados? Pasemos a comprobarlo…

Cuando entras notas que el ritmo de trabajo es alto y que la decoración es como de una antigua bodega, con sus barriles de vino, anuncios de antaño, fotografías de un pasado nostálgico y repleto de latas por todas partes. Las latas es uno de los elementos claves de este local tan entrañable. La decoración acompaña a sentirte a gusto y los platos que van a las diferentes mesas ayudan a que el hambre crezca.

La carta es precisa: hay latas (muy en auge últimamente), platillos y tapas para compartir y platos de carne y pescado.

Lo suyo es empezar con un vermut de la casa y unas tapas. Destaco, desde mi humilde opinión, y siendo un poco caníbal, los calamares a la romana o las aceitunas rebozadas, una especialidad de la casa. A mí, personalmente, me volvieron loco los “Mejillones de la Tere”. Me acabé la salsa a caparazón vacío de mejillón.

Imatge

De segundo opté por probar dos platos: los “Raviolis rellenos de gambas con salsa de marisco” y la “Corvina con canelón de zanahoria”.

La salsa de los Raviolis estaba espectacular y la textura de la pasta, perfecta. La presentación me encantó y el olor que desprendía, mmmmh, ya estoy salivando… Lo único que no me convenció fue el relleno. Estaba rico, sí, pero no estaba todo lo fino que me hubiese gustado. Muchas veces hemos escuchado eso de que las gambas (entre otros crustáceos) es mejor tomarlas enteras, sin picar y creo que es cierto. Se pierde lo rico de esa textura. Lástima, porque en conjunto no estaba nada mal: las verduras que llevaba el plato como base ayudaban a darle un toque fresco que le era muy necesario.

SAMSUNG

Hablando de la Corvina tengo que reconocer que me gustó más que los Raviolis. La Corvina estaba muy fresca y solo con darle una buena cocción en la plancha estaba más que perfecta. Lo que hablábamos antes sobre las gambas: un producto así de rico y fresco no hace falta procesarlo mucho. Más bien nada. Estaba súper natural y sabrosa e iba acompañada de un delicioso canelón relleno de zanahoria que le iba perfecto a la Corvina, complementándola con esa textura cremosa y un toque dulce. Un muy buen plato, sí señor.

SAMSUNG

De postre un flan de la casa para rematar. El flan era el tipo de flan que te esperas en un lugar así. Sabroso y tradicional, con ese toque casero que tanto nos recuerda a nuestras mamis. Un buen final que siempre entra mejor con la invitación de la casa: una copa de cava para darle un poco de glamour y burbujitas a la noche. Esa copa de cava es tradición de la casa y, para mí, es uno de esos detalles que hace que la experiencia sea aún más positiva.

En resumen, muy buen sitio para pasar una buena velada, con retales a un pasado no muy lejano, tanto estético como gustativo, dónde las latas, las tapas, los licores y vinos caseros son los protagonistas, sin olvidar la base de la cocina mediterránea dónde las verduras, las carnes y los pescados se mezclan sin miedo a estar revueltos. Vamos, algo así como yo, el profesor Sepiaguettis. Nos vemos por Plaza España pues. ¡Bon profit!

Precio medio: entre 20 y 40 euros por persona

Web: www.bodegamonumental.com

Anuncios

Acerca de Profesor Sepiaguettis

Buenas, soy el Profesor Sepiaguettis. Hijo de una albóndiga macho súper tierna y de una sepia salvaje, nací un día de febrero enfrente del monumento de Colón de Barcelona. Mi madre se perdió cerca de la orilla y mi padre se acercó a ayudarla. Ahí empezó un amor aparentemente imposible y prohibido pero que funcionó a la perfección. Mar y montaña se unían y establecían una nueva unión muy extendida en Catalunya. Desde que me di cuenta de lo que se aportaban los ingredientes de diferentes ámbitos me dediqué a hacer de “Celestina” para ellos: juntar al pollo con la cigala o el cerdo con el mejillón son grandes logros, pero aún me quedan muchos por hacer. Por aquí os iré contando. Una cita: “Nunca renunciéis a los amores imposibles” – Señora Roz de Marymontaña

Publicado el 31 mayo, 2014 en Catalunya, En la calle y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: