¿Es el azúcar el nuevo Bin Laden?

Image

Hoy me pongo seria porque vamos a hablar de algo que está matando a millones de personas en el mundo: el azúcar. ¡Bam! ¿Cómo os habéis quedado con la primera frase? Con el corazoncito en un puño como la primera vez que visteis E.T., ¿verdad? Ésa era la idea. El sensacionalismo lo mola todo y más en la era de Internet, y más todavía en un ámbito tan polémico como el de la nutrición, donde cada día surgen nuevas modas, nuevas directrices, nuevas alarmas y nuevos alimentos que deberías consumir diariamente junto con otros cuatrocientos cincuenta mil. Si hace poco lo petaban las dietas depurativas locas a base de sirope de arce y el chute de proteínas de la dieta Dukan, ahora lo que mola es decir que el azúcar es Satán.

Los americanos, por su parte, ya han encontrado a su nuevo Bin Laden. Hace poco una amiga colgó en su muro de Facebook la historia de Eve O. Shaub, una americana que, tras haber leído alarmantes noticias sobre los efectos nocivos del azúcar en el cuerpo humano, decidió erradicarlo por completo de su dieta. Y de la de su marido y sus hijos de 6 y 11 años. Durante un año entero. El azúcar no contenido de forma natural en los alimentos (véase fruta, etcétera). Toda una odisea, teniendo en cuenta que el 80% de los productos comercializados en Estados Unidos lleva añadido alguna de las más de 30 variantes de azúcar. O sea que eso no significa quitarse de los Donuts, los Kinder Bueno y los bizcochos de la abuela, sino también de ketchup, patatas fritas de bolsa y de otros alimentos aparentemente más inocuos como el vinagre de Módena, el pan de molde o la santificada pechuga de pavo envasada.

Image

Bendita tú eres entre todas las pechugas

 

En este link podéis leer su experiencia, donde explica cómo la privación de azúcar mejoró su salud y sus defensas y le dio más vitalidad. La trampa viene cuando, hacia el final del artículo, Eve explica que después de unos cuantos meses siguiendo esta alimentación, tras comer un trozo de pastel de plátano (excepción que se permitían en los cumpleaños), tuvo que tumbarse en el sofá, porque el corazón le iba a mil y se encontraba fatal. Aquí viene cuando los fieles del antiazucarismo salen a la calle a quemar sacos del proscrito polvo blanco y cuando los incrédulos, como yo, nos echamos las manos a la cabeza ante tal falacia argumental: dejo el azúcar y me siento bien, vuelvo a comer azúcar y me siento mal; ergo el azúcar es malo. ¿No será más bien que tu cuerpo ha olvidado cómo gestionar el azúcar? No tengo demasiados conocimientos de nutrición, pero suena bastante más razonable. Hace un tiempo hice una dieta en la que tenía que comer bastantes más proteínas de lo normal y tenía prohibida la lechuga, de manera que cuando, tras perder el peso deseado, volví a una alimentación equilibrada (por orden de la doctora), resultó que la lechuga me daba nauseas y me sentaba fatal. ¿Cabe deducir de eso que la lechuga es mala? No (aunque es ciertamente indigesta, eso sí).

Lo que está claro es que estamos consumiendo mucho más azúcar del que deberíamos, y sin ni siquiera darnos cuenta. Por eso la OMS declaró hace un mes que no más del 5% (idealmente) o el 10% (como máximo) de nuestra ingesta de calorías debería provenir de azúcares. No es fácil, teniendo en cuenta la adicción que el azúcar produce y la segregación de dopamina que genera, comparable a la del tabaco, alcohol o heroína.

Image

En esta interesantísima charla de TED, el chef británico Jamie Oliver explica el objetivo de su Food Revolution y asombra a la audiencia describiendo cómo una botellita de leche chocolateada lleva la misma cantidad de azúcar que una lata de Coca-Cola.

El pediatra Robert Lustig define en este otro vídeo al azúcar como la gran epidemia del siglo XXI, poniéndola al nivel del SIDA, la peste y otras enfermedades que han asolado a la humanidad. Que digo yo que igual es generalizar y exagerar un poco, ¿no?

Aunque sí que es ciertamente alarmante nuestro desconocimiento sobre lo que comemos y cuánto beneficia esta ignorancia al sector alimentario. Precisamente esto es lo que denuncia “Fed up”, documental del productor de “An inconvenient truth” que se estrenará el 9 de mayo en nuestros cines y que acusa a la industria alimentaria de poner las ganancias económicas por encima de la salud pública.

En lo que coinciden todos, menos la lumbreras del plátano, es en que nos la están dando con queso. O más bien con azúcar. (Ojo chiste malo). Incluso los productos publicitados como “sanos”, “poco calóricos” o “adecuados para dietas” llevan unas cantidades escandalosas de azúcar totalmente innecesarias desde un punto de vista nutricional y, en muchos casos, palatal. ¿Qué hacer entonces para sobrevivir en un mundo amenazado por la invasión del azúcar? Pues hacerle caso a nuestro amigo Jamie Oliver, pasar de productos procesados y cocinar con nuestras propias manos: así sabremos qué lleva ese pan, esa pasta, esa salsa o ese pollo empanado. Y si luego queremos premiarnos con un trozaco de bizcocho de chocolate casero, pues alabado sea Satán, digo, el azúcar.

Anuncios

Acerca de El Mono Bipolar

Si se cruzan con este simio por la calle, yo de ustedes me cambiaría de acera, porque igual les da un abrazo que les arrea un sopapo. Es peligroso y debería estar enjaulado. De hecho, lo está: lo tenemos, cual Jesse Pinkman, en los sótanos del cuartel general de los Idos de la Olla, tecleando sin cesar, y de vez en cuando lo dejamos salir a comer en restaurantes y hacer talleres de cocina para que luego lo cuente aquí. Entre sus aficiones se hallan quemar cocinas, comer bananas y lanzar heces a transeúntes. Ello no es óbice para que a veces tenga un paladar de lo más refinado y excelente mano en los fogones.

Publicado el 16 abril, 2014 en En la batidora y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: