Cabello de ángel

El otro día caminando por la montaña me encontré con dos calabazas pintas aka “cidras” y les pregunté qué hacían por ahí. Me dijeron que querían estar juntas para siempre y que no encontraban a nadie que las ayudara. Yo acepté el reto, las uniría en un buen dulce: el cabello de ángel.

cidra

Ingredientes:

  • 2 calabazas pintas o “cidras”
  • Azúcar
  • Una ramita de canela

Modo de elaboración
Limpiamos bien el exterior de las calabazas.
Con la ayuda de un buen cuchillo y con mucho cuidado cortamos a dados las calabazas.
Ponemos los dados de calabaza en una olla con agua y los hervimos.
Cuando estén blanditos, los escurrimos y los dejamos enfriar porque el siguiente paso es quitarles las semillas y sacar la pulpa con la piel. Para enfriar podemos pasarla por el colador mientras le tiramos agua fría.
Una vez tenemos la pulpa de las calabazas, la pesamos y las ponemos de nuevo al fuego con la misma cantidad de azúcar y la ramita de canela.
Vamos removiendo constantemente y se irá haciendo un caramelo conforme el agua se vaya evaporando. Veréis que la calabaza se va hilando. Con la espátula ayudaremos a ir creando esos hilos y el truco está en ir subiéndola y bajándola a unos 30 centímetros.
Cuando pierda todo el agua, vamos a seguir removiendo hasta que consigamos el color que nos apetezca más. Hay gente a la que le gusta más tostada y hay gente que menos. Ir probando nos ayudará 😉
Dejamos enfriar y ahora ya sólo nos queda pensar en dónde ponemos ese rico dulce.

rico y dulce cabello de ángel
Enrollándolo en rollitos de hojaldre o dentro de empanadillas estas dos calabazas estarán juntas para siempre.  Dulce amor entre calabazas.

Anuncios

Acerca de Profesor Sepiaguettis

Buenas, soy el Profesor Sepiaguettis. Hijo de una albóndiga macho súper tierna y de una sepia salvaje, nací un día de febrero enfrente del monumento de Colón de Barcelona. Mi madre se perdió cerca de la orilla y mi padre se acercó a ayudarla. Ahí empezó un amor aparentemente imposible y prohibido pero que funcionó a la perfección. Mar y montaña se unían y establecían una nueva unión muy extendida en Catalunya. Desde que me di cuenta de lo que se aportaban los ingredientes de diferentes ámbitos me dediqué a hacer de “Celestina” para ellos: juntar al pollo con la cigala o el cerdo con el mejillón son grandes logros, pero aún me quedan muchos por hacer. Por aquí os iré contando. Una cita: “Nunca renunciéis a los amores imposibles” – Señora Roz de Marymontaña

Publicado el 9 abril, 2014 en En los fogones, Recetas. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: